Tomando café con unas amigas y hablando de un tema muy recurrente en nosotras, las galletas, Mª Carmen preguntó si habíamos hecho escudos de galleta. Dicho y hecho. Nuestra primera aportación a la heráldica.