Cuando era pequeña, hace ya muuchos años, en casa deseábamos que llegase el puente de la Inmaculada porque era una tradición montar el árbol y el belén.
El árbol, todo él con espumillón de los años 70, y el belén, chiquitito y de plástico, que todavía hoy me emociono al recordar con el cariño que lo montábamos. No le faltaba ningún detaller porque mi madre se encargaba de prepararlos todos. Hoy simbólicamente ponemos el árbol y el belén en nuestra página y os deseamos a todos toda la felicidad del mundo.



Suscribete a nuestro Boletín

Suscribete a nuestro Boletín

¿Quieres estar al dia de las promociones y noticias de Bricoazucar? Suscribete y te lea enviamos por correo

Ya esta! Recibirás nuestros boletines