Resulta que teníamos para el escaparate tartas, galletas, más tartas y más galletas. Pero cupcakes… pues no, ni uno. Aunque estamos en pleno invierno hemos querido darle un poco de color con estos tan floridos.