No es que sea mala fotográfa. Es que ya se me olvida hasta la cámara. Gracias a Miguel, marido de Carolina, podemos tener estas imágenes. Las chicas parece que lo habían hecho siempre. Gracias a todas por venir.
Paz, Eva, Carolina y Lourdes.