Estas generaciones cada vez nos vienen mas espabiladas. Os podéis creer que Carlos, con un añito ya conoce a Pocoyo. La tarta es un bizcocho de vainilla con un buttercream de merengue suizo de fresa, forrada con fondant sabor chicle. Para chuparse los dedos.