Hay veces que las tartas se hacen de dos en dos. La de las 40 eran para un gran aficionado al guiñote y de la perrita era para nuestro gestor.

Con esta tarta queremos darle las gracias porque el ha sido el que más nos ha impulsado para que este negocio siguiese adelante.
Para bien o para mal. 
Es gestor, consejero, amigo y marido.
Gracias por todo.