No es que en Bricoazucar nos dediquemos a despedazar los cuerpos. Es que este es el encargo de Alberto para su chica, podóloga de profesión.