Ni siquiera en Bricoazúcar hemos podido escapar a la fiebre de las Monsters high. Nosotras eramos más de Barbies y Nancis pero las nuevas generaciones tienen otras preferencias. He de reconoceros que a mi me dan un poco de high …