Las buenas cocineras bien merecen una felicitación. Y si en lugar de una postal utilizamos algo más dulce pues mejor. El problema viene luego. ¿Quien se come galleta?