Pues teníamos tartas de distintos equipos de futbol, pero de árbitros todavía no nos había tocado. Este fué un encargo de Sandra que nos llamó desde Lérida. Esperamos que hayas acertado con el regalo. Gracias, Sandra, por confiar en nosotras.