Todavía hay niñas a las que les gusta los detalles de princesas, y en esta ocasión, tenían claro que querían una corona con su varita. La corona se hizo en pasta de goma, se dejó secar varios días y se pintó con Metallic food Paint de Rainbow Dust.