Ha sido un gran placer el poder realizar estas tartas por varios motivos. Primero, porque nos parece muy entrañable que madre e hija celebren el aniversario de su boda el mismo día (eso sí, con 25 años de diferencia), y segundo por que son para los abuelitos y papas de Pablo, un gran amigo de Miguel. Las figuras de arriba representan a Angeles y Pablo, tal y como iban vestidos el día de su boda, hace poco, 50 años.

Y estas otras, representan a Belén y Jesús, también en el día de su boda, hace 25 años. Estamos seguras de que pasasteis un buenísimo día. Felicidades, parejas.