Es imperdonable. Nos faltaba un Valentino en Bricoazucar. Pero ya lo tenemos, y como llega el veranito lo hemos elegido en tonos pastel.