Los padres de Nerea pensaron, en el último momento, que podían regalarles a los novios una tarta de éste tipo, y aunque un poco precipitadamente, conseguimos hacer los que nos pidieron. Esperamos que Nerea y Marcos disfrutaran de su día.