Aunque este año, por lo menos en nuestra Zaragoza, parece que el verano nos ha olvidado, ponemos esta imagen de un refrescante baño en la piscina. Suponemos que a estas alturas Valeria ya habrá dado buena cuenta de su dulce tarta.