Sherezade a sus dos añitos ya es una fan declarada de Looney Tunes y su tarta no podía ser de otros personajes. Además, creemos que Bugs Bunny tenía pensado pasar por su fiesta de cumpleaños.