Como siempre os decimos, nosotras no nos mojamos en tenemas deportivos, aunque el merengue nos gustaba mucho (hasta que Casillas dejó de salir). En esta ocasión la tarta fue para la fiesta sorpresa de Paco, un gran aficionado al Barsa.