Cuando los papas de Valeria vinieron a elegir la tarta del bautizo de su niña, tenían claro dos cosas: el caballito y el color. Esperamos que a sus invitados les gustase tanto como a ellos.