Para Leyre, que con sus tres añitos ya es una fan incondicional de Hello Kitty